Buscar

banner

Cómo mantener tu reloj bien cuidado:

Campos Magnéticos

CAMPOS MAGNÉTICOS:

Evita dejar tu reloj sobre altavoces o refrigeradores, ya que pueden generar campos magnéticos muy potentes que podrían dañarlo.



CORONA ATORNILLABLE:

Atornillarla siempre a fondo para evitar que el agua penetre en el mecanismo y pueda perjudicar el reloj y su funcionamiento.



CORONA NO ATORNILLABLE:

Introducir siempre hasta la posición normal para evitar que el agua penetre en el mecanismo y pueda perjudicar el reloj y su funcionamiento.



IMPACTOS:

Evitar cualquier impacto contra muebles, paredes, etc… en la medida de lo posible, los golpes nunca vienen bien a la maquinaria.



LIMPIEZA:

Para brazaletes metálicos y cajas sumergibles utiliza un cepillo dental humedecido con agua jabonosa y seca con un paño suave.



PRODUCTOS QUÍMICOS:

Evita el contacto directo con disolventes, detergentes, perfumes, cosméticos, etc., ya que pueden dañar el brazalete, la caja o las juntas.

Natación en agua de mar

NATACIÓN EN AGUA DE MAR:

Lavar después el reloj con agua dulce, aunque recomendamos mejor no utilizar el reloj en estas circunstancias sobre todo si lleva correa de cuero.

Pulsadores de cronógrafo

CRONÓGRAFO:

No manipular bajo el agua los pulsadores de cronógrafo, para evitar que la misma penetre en el mecanismo y perjudique su funcionamiento.

Temperaturas

TEMPERATURAS:

Evitar las temperaturas extremas (más de 60 ºC, o 140 ºF, o menos de 0 ºC, o 32 ºF) o cambios extremos de temperatura. En la relojería mecánica afectan mucho al ritmo de marcha del reloj.



PULSERA DE PIEL:

1. Evita el contacto con el agua y la humedad para impedir la decoloración y la deformación.
2. Evita la exposición prolongada a la luz del sol para impedir la pérdida de color.
3. ¡No olvidar que el cuero es permeable! Evitar el contacto con substancias grasas y productos cosméticos. No se aconseja aplicar a la pulsera limpiadores para piel.



ESTANQUEIDAD:

La estanqeuidad no puede garantizarse para siempre. Puede verse afectada por el envejecimiento de las juntas o un impacto accidental en la corona. Recomendamos revisar la estanqueidad del reloj una vez al año en un centro oficial COLOMER AND SONS. En general nuestros relojes son para bañarse superficialmente y no tanto para incursiones de más de 2 metros de profundidad.



RELOJ AUTOMÁTICO:

El reloj ha de llevarse de 10 a 12 horas al día durante varios días. Si el reloj no se usa suficientemente, la reserva de marcha continuará agotándose y se requerirá un armado manual. La corona habrá de girarse manualmente entre 15 y 20 veces, para lograr una suficiente reserva de marcha y asegurar la precisión del guarda tiempo. Un error muy común es el de creer que, simplemente con agitar un poco un reloj automático, basta para que siga marchando y manteniendo la hora exacta.